El PRESIDENTE FUNDADOR

“La personalización nos permite motivar la exigencia de cada alumno”

 

Ingeniero José DextreHoy la sociedad no demanda un producto hecho a escala, busca algo personalizado. De igual forma, el proceso educativo en la universidad no debe buscar la formación de profesionales en serie para incorporar como piezas a un sistema. Desde mi perspectiva, la universidad debe regresar a la formación del ser de cada alumno que pisa sus aulas. Nuestra visión humanista nos obliga a priorizar la formación personal y conducirla paralelamente a la laboral.

La personalización no solo es tener menos alumnos en el aula, sino también una metodología educativa diferente y audaz. Ello implica el establecimiento de una relación cercana y dialógica entre docentes-autoridades y el alumno, una serie de estrategias (en el aula y fuera de ella) orientadas al desarrollo de actitudes personales y a la consolidación de valores ciudadanos, así como tutoría al individuo y seguimiento focalizado de manera excepcional, ya que buscamos consolidar su autonomía adulta y no una relación dependiente y escolar. La personalización entonces busca garantizar el éxito de nuestros alumnos. Es nuestra clave para desarrollar el máximo potencial de cada uno de ellos.

Sin embargo, la personalización educativa no es la única ni la más importante estrategia educativa para lograr el máximo potencial de cada alumno. Prefiero hablar de la APROXIMACIÓN TEMPRANA A LA PROFESIÓN como estrategia exclusiva e integral de la Universidad Científica del Sur. Una aproximación temprana y dirigida permite trabajar, en el aula y sobre todo fuera de ella, los diversos elementos que, conformando el ser de cada alumno, se interrelacionan con el de sus semejantes, futuros pacientes, clientes o socios.

Por ello desarrollamos una interrelación creciente con la sociedad durante la etapa de aprendizaje profesional. Sabemos que las personas, las instituciones y los países se articulan en redes interdependientes que demandan profesionales que sean ciudadanos de su país y del mundo, con actitudes y visiones de la sociedad que les permitan el éxito armónico y conjunto. Si a esta situación mundial le unimos la realidad nacional concluimos que el espacio educativo tiene la obligación de transformar a ese adolescente mayor que ingresa a la universidad en un graduado con un adecuado desarrollo de su ciudadanía, con una alta responsabilidad e inteligencia social.

Basadre decía que la mejor expresión de ser peruano es comprometerse con el desarrollo de su país. Hoy requerimos un ciudadano poseedor de ese deber y compromiso con su entorno socioambiental. Por lo tanto, la educación debe ir más allá de prepararlo para el trabajo. Nuestros alumnos deben ser profesionales que lideren organizaciones con este compromiso, con esta visión moderna y sostenible de su país y del mundo.

Por ello nuestra universidad, desde su fundación, tiene como premisa inherente de su desarrollo la responsabilidad por la equidad y la justicia social. Ello se concreta en el diseño de sus carreras universitarias, en la transmisión de este pensamiento en sus mallas curriculares y en su constante actividad académica. No se puede concebir una universidad moderna si no se le entiende como motor fundamental del cambio social.

Formar profesionales con un alto concepto de ciudadanía es nuestro deber. Nuestra propuesta innova el eje de formación profesional. Todas las carreras que ofrecemos han significado una modernización de los planes de estudio tradicionales. Ya hemos dicho que la personalización nos permite motivar la exigencia de cada alumno y colocamos igual énfasis en los idiomas. Ningún alumno puede egresar sin dominar el inglés y una tercera lengua además del español ya que los planes académicos lo prefiguran e impulsan.

Es por eso que la cultura y sus diversas manifestaciones tienen cabida y explican nuestra propia naturaleza universitaria. Es por eso que la apuesta por la interculturalidad es reconocernos en el otro como parte de una vida global conjunta. Conjunta y necesaria. La Universidad Científica del Sur, a través de su propia comunidad, ensalza la solidaridad, acciona la responsabilidad y pone en agenda una serie de prácticas políticas de una ciudadanía comprometida. Un compromiso moral con la vida misma y, por ende, un enfrentamiento constante a las taras que impiden su libre despliegue. Es por eso que nuestra lucha es contra la discriminación en todas sus formas, contra esas plagas que nos impiden ser nación armoniosa: el racismo y la corrupción.

Por eso hacemos un llamado a asumir nuestros compromisos ciudadanos, a asumir los liderazgos que nos corresponden, a no perder de vista nuestro profundo respeto al ser humano.
 

Ing. José Carlos Dextre Chacón
Presidente-Fundador
Universidad Científica del Sur

 

Entrevistas y Artículos

Pestañas verticales

Pestañas verticales